La Biblia Moderna en Español, (haga clic en el texto en verde)     Ir al índice de la biblia   
Juan 6:40

Mostrar el Capítulo y las notas   

 40 Y esta es la voluntad del que me ha enviado: que todo aquel que ve al Hijo y cree [depende, confía, obedece] en él tenga vida eterna,2 y que yo lo resucite en el día final. [Creer en él es creer lo que él habla y le muestra desde el interior de su corazón, y su creencia debe ser puesta en evidencia por la obediencia a sus mandatos. La persistente espera, el oír, escuchar, creer, y obedecer, resulta en que él lo purifica del pecado por medio de la gracia para que usted pueda ver a Dios en el rostro de Cristo Jesús — lo cual ocurre simultáneamente con ver a Jesús trayéndole su salvación.]

Juan 17:24

Mostrar el Capítulo y las notas   

 24 "Padre, quiero que donde yo esté, también estén conmigo aquellos que me has dado, 5 para que vean mi gloria que me has dado, porque me has amado desde antes de la fundación del mundo. [Esto se aplica a todos sus discípulos, ahora y entonces. Se refiere a ser trasladados hacia el reino de los cielos, y ser resucitados con Cristo para sentarse en los lugares celestiales en Cristo; sin embargo ellos no son quitados del mundo (versículo 15 más arriba), físicamente; sus conciencias y su vista están en la paz del cielo, y ven la tierra desde lejos (un abismo espiritual inmenso), a través de los ojos de Dios. Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estoy, allí también estará mi siervo. Juan 12:26. De la Palabra del Señor en el interior: "Puedes vivir en el cielo y aun caminar en la tierra. Yo vendré otra vez a los elegidos; yo seré una corona para liderarlos y guiarlos." Mientras Jorge Fox ministró en la tierra, él fue trasladado al paraíso; y entonces él vivió en el paraíso.]

Juan 14:21-23

Mostrar el Capítulo y las notas   

 21 El que tiene mis mandatos y los obedece, él es quien me ama. Y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él.4 [Obedecer los mandatos que usted le oye hablarle desde el interior de su corazón, y las palabras que él le habla a usted desde el interior de su corazón imparten la vida de Dios, Juan 6:63; esa vida de Dios, Cristo, crece dentro de usted, a medida que sus palabras son implantadas en su corazón, hasta que usted llega a ser puro y ve a Dios en el rostro de Cristo Jesús. Mat 5:8, 2 Cor 4:6.]

 22 Le dijo Judas, no el Iscariote: --Señor, ¿cómo es que te has de manifestar a nosotros y no al mundo? [Esto significa que Jesús sólo aparece por segunda vez a aquellos discípulos que le han obedecido, para ser purificados, y que están esperando su regreso en ellos. Él aparece en el corazón del hombre; pero está escondido para el mundo. Esto se aplica a todos los verdaderos discípulos (2000 años atrás hasta ahora) que llevan su cruz interna de la negación propia para crucificar sus deseos y afectos.]

 23 Respondió Jesús y le dijo: -- El que me ama, mi palabra guardará [me obedecerá, practicará mis enseñanzas]. Y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos nuestra morada5 con él. [en su corazón; y ellos viven en un reino, al cual usted es trasladado. Cuando usted es trasladado al reino, (mientras todavía está vivo en la tierra), usted también le ve a Él. Jesús aparece en su corazón. Jesús es revelado. Oí una gran voz que procedía del trono diciendo: "He aquí el tabernáculo de Dios está con los hombres, y él habitará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios." Apoc 21:3.].

Mateo 5:8

Mostrar el Capítulo y las notas   

 8 Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios. [Bienaventurados son aquellos a quienes el Espíritu Santo limpia para purificarlos, porque ellos verán la gloria de Dios en el rostro de Cristo Jesús que aparece en sus corazones, con una gloria que siempre va en aumento. Cuando él aparezca, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. Y todo aquel que tiene esta esperanza en él, se purifica a sí mismo, como él [Jesús] también es puro.. 1 Juan 3:2-3. A menos que usted tenga un corazón purificado, usted no verá a Dios; a menos que su corazón sea purificado, usted no verá a Dios, ni en esta vida ni en la próxima.]

2 Corintios 4:6

Mostrar el Capítulo y las notas   

 6 Porque Dios, quien mandó a que la luz resplandeciera de las tinieblas, ha resplandecido en nuestros corazones, para dar la luz del conocimiento de la gloria de Dios en el rostro de Jesucristo.1 [Jesús aparece en el corazón purificado de los creyentes — y allí es visto. En Mateo, Marcos, y Lucas, se registra a Jesús diciendo que algunos de los que estaban con él en ese entonces, 2000 años atrás, verían su gloriosa venida en las nubes con el reino antes de morir. Después Pablo, Jesús en Apocalipsis, Pedro, Santiago, y Juan, — todos dijeron pronto, el tiempo está cerca, un corto tiempo, él está a las puertas. Sería un engaño cruel estar esperando que Él aparezca, si las 100 generaciones pasadas de creyentes en realidad no tenían ninguna esperanza de verlo alguna vez.]

2 Corintios 3:18

Mostrar el Capítulo y las notas   

 18 Por tanto, todos nosotros, mirando a cara descubierta, contemplamos como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, por el Espíritu del Señor.4

1 Juan 3:2

Mostrar el Capítulo y las notas   

 2 Amados, ahora debemos ser hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que seremos. Pero sabemos que cuando él sea revelado, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es. [Un hijo de Dios es como Jesús, quien es santo, inocente, puro, separado de los pecadores, y sin pecado en Él; y cuando lo vemaos a Él, seremos como Él. Jesús aparece en los corazones de los creyentes purificados. Jesús es visto. Jesús es revelado. Aquel que ha estado escondido es revelado, Cristo en ustedes, la esperanza de gloria. De la Palabra del Señor en el interior: "Tú eres un hijo cuando Jesús aparece en tu corazón para guiarte." Usted sea como Él: santo, inocente, puro, sin ningún pecado.]

Apocalipsis 22:4-5

Mostrar el Capítulo y las notas   

 4 Verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes.

 5 No habrá más noche, ni tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol; porque el Señor Dios alumbrará sobre ellos, y reinarán por los siglos de los siglos.

Isaías 30:20

Mostrar el Capítulo y las notas   

 20 Aunque el Señor os dé pan de adversidad y agua de aflicción, tu Maestro no estará escondido, sino que tus ojos verán a tu Maestro.4 [Cuando usted ha sido purificado por medio de la obediencia y el sufrimiento en tribulaciones, usted verá a Dios; usted verá la gloria de Dios en el rostro de Cristo Jesús.]

Para ver el(los) versículo(s) mostrado(s) paralelamente en Nueva Intl, Reina Valera, y La Biblia de las Américas, haga click aquí.