La Cruz Perdida de la Pureza



 

UNA EPÍSTOLA PARA TODOS LOS PUEBLOS DE LA TIERRA

 

Mostrando la ignorancia de todo el mundo,
tanto de creyentes como de maestros,
del nacimiento que debe ser en silencio,
y del nacimiento en el que se debe hablar, que declara a Dios;

y la diferencia entre el silencio y el habla,
para que puedan llegar a un entendimiento de sí mismos,
y que puedan saber que Cristo Jesús, la luz del mundo,
es su maestro, o su condenación:

También mostrando que era la práctica de muchos esperar en silencio a Dios,
para oír su Palabra, y conocer su voz. — Por Jorge Fox


Traducido del cuarto volumen de Las Obras de Jorge Fox, Libros Doctrinales I

El texto en azul claro o azul claro “en negrita” se puede presionar para obtener la escritura correspondiente o detalles en escritos.

Estad quietos y reconoced que yo soy Dios. Sal 46:10

Calle todo mortal delante de Jehovah. Zac 2:13

De cierto en Dios espera silenciosamente mi alma;
de él proviene mi salvación
. Sal 62:1


Jehovah está en su santo templo;
guarde toda la tierra silencio en su presencia!
Hab 2:20


En arrepentimiento y en reposo seréis salvos;
en la quietud y en la confianza estará vuestra fortaleza
. Isa 30:15


Las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida. Juan 6:63

No te precipites con tu boca, ni se apresure tu corazón a proferir palabra delante de Dios.
Porque Dios está en el cielo, y tú sobre la tierra; por tanto, sean pocas tus palabras.
Pues de la mucha preocupación viene el soñar; y de las muchas palabras, el dicho del necio.
Ecl 5:2-3

(Nota: En esta obra, Fox declara de manera excelente la necesidad bíblica del silencio. Molinos declara similarmente los beneficios de los esfuerzos del individuo para orar silenciosamente en su Guía Espiritual, la cual también se encuentra en este sitio. Porciones de su obra que tenían que ver son su persecución se dejaron fuera.)

De la Palabra del Señor en el interior:

USTEDES no han llegado a saber cuál es el tiempo de guardar silencio y cuál es el tiempo de hablar, Ecl 3;7; sino que ustedes son en cambio como aquellos de los que habló Jeremías, Jer 23, usando sus lenguas, y diciendo que el Señor dijo, cuando el Señor no les ha hablado. De manera que ustedes no conocen lo que es guardar silencio antes de hablar. Ustedes son como aquellos que habla David en el salmo 12, quienes dicen que las lenguas de uno son de uno mismo, y que uno debe hablar. Así que oigan lo que dijo Isaías: 'Siéntate, calla y entra en las tinieblas, hija de los caldeos, porque nunca más te llamarán "soberana de reinos"', la soberana de los reinos debe estar en silencio, Isa. 47:5. Y ustedes no saben cómo sentarse en silencio en las ciudades fortificadas, como en Jer. 8-14; pero el Señor los pondrá en silencio, y ustedes deben ser testigos del silencio antes de llegar a hablar. Kir de Moab fue llevado al silencio, porque estaba en la noche, Isa. 15. Y todos ustedes que son del linaje de Moab deben estar en silencio, aunque ya han tenido tiempo para hablar, y usaron sus lenguas antes de conocer el tiempo del silencio, y la lengua de los mudos para cantar. Los cantos del templo se convertirán en lamentos, dice el Señor, y habrá cadáveres por muchas partes, y en todo lugar los echarán fuera en silencio, Amos 8. El que tenga oídos para oír, que oiga: aquellos que conozcan el séptimo sello, conocerán el silencio en el cielo. Y cuando yo vi los siete sellos, hubo un silencio de media hora en el cielo; el que pueda, lea esto y entienda, Apoc 8:1. Y el apóstol dijo: “La mujer aprenda en silencio, con toda sujeción. Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio.” como decía la ley, 1 Tim 2:11-12. Sin embargo el Señor dijo, “Derramaré mi espíritu sobre toda carne, y mis hijos e hijas profetizarán”, Joel 2, Hechos 2; y aquellos que son guiados por el espíritu no están bajo la ley. Y sean rápidos en oír y lentos para hablar, dijo el apóstol; y él habla acerca de los muchos revoltosos y vanidosos que hablan, y de los maestros que están fuera de la fe, y que tenían una forma de piedad, de los cuales uno se debía alejar, que empezaron a infiltrarse entre ellos en aquellos días, quienes debían estar en silencio; Calle toda carne delante de Jehová.Zac 2:13

La siguiente cita es de Jorge Fox:

"Pero todos los que están en su propia sabiduría y en su propia razón, ustedes dicen que esperar en silencio a Dios es una hambruna para ustedes. Es una vida extraña para ustedes llegar a estar en silencio. Ustedes debe entrar en un nuevo mundo: cómo se debe morir en el silencio, mueren a causa de la sabiduría, mueren a causa del conocimiento, mueren a causa de la razón, mueren a causa del entendimiento.

De modo que ustedes llegan a sentir aquello que los lleva a esperar en Dios, deben morir a causa de lo otro [que resiste el silencio y se siente hambre en silencio]. Es esto [morir en silencio] que los lleva a sentir el poder de una vida sin fin, y llegan a poseerla; al esperar en silencio a Dios ustedes llegan a recibir la sabiduría de arriba en la que todas las cosas fueron hechas y creadas, y ésta da una comprensión y razón que es claramente diferente de la del hombre terrenal. Esta vida de Dios en ti es lo que le lleva a esperar a Dios— y conocer a Dios es vida eterna. Para ustedes esta es la palabra del Señor Dios."

Ahora aquí está un nacimiento, el cual es nacido de la carne; y este nacimiento, que es nacido de la carne, perseguirá al nacimiento que es nacido del espíritu. Y ahora vengan todos a conocer el nacimiento que debe ser silencioso; el cual nacimiento es perseguido por aquellos que son nacidos sólo por la carne. Veamos ahora a ustedes, sacerdotes, si son nacidos de la carne o no. Si ustedes maestros y creyentes de Cristo dicen que no están en el mismo espíritu que nos dio las escrituras, entonces ustedes no tienen el mismo nacimiento que ellos tenían; entonces ustedes tienen el otro nacimiento, el de la carne solamente. Por lo tanto ustedes están en el tiempo de guardar silencio, como habla Salomón, o ustedes son aquellos de los cuales habla Jeremías: que usan sus lenguas, aunque el Señor nunca les habló a ustedes; y ustedes son aquellos que son más rápidos para hablar que para oír, contrario a la doctrina de los apóstoles, que son los profetas mentirosos, que no tienen el mismo espíritu en el que estaban los apóstoles; por el espíritu de los cuales fueron dadas las escrituras. Por lo tanto ustedes no tienen ese nacimiento y espíritu que da las escrituras. Algunos habían llegado al tiempo en el cual podían hablar, de manera que hombres santos de Dios hablaron las escrituras a medida que eran movidos por el Espíritu Santo. Y ellos llegaron a velar y orar, pero el “sacrificio de los impíos es abominación al Señor, y todos los que se desvelen por hacer iniquidad serán destruidos", Isa 29; y a los apóstoles se les dijo que esperaran, y reunidos, se les dijo que no se salieran de Jerusalén, sino que esperaran la promesa del Padre; y ellos recibirían el poder después que llegara el Espíritu Santo, para que pudieran ser testigos para Cristo.

Ahora aquí estaba el tiempo de esperar, aquí estaba el tiempo de recibir, aquí estaba el tiempo de hablar: y fueron llenos del Espíritu Santo, y empezaron a hablar las cosas maravillosas del Señor, Hechos 2:2-4; y éstos eran los que estaban todos unánimes juntos. De manera que donde hay dos o tres reunidos en el nombre de Cristo, él está en medio de ellos; y Cristo les dijo a las asambleas que estaban reunidas, que esperaran el Espíritu Santo y el poder, y que no se fueran, sino que esperaran la promesa del Padre en Jerusalén. Y así los santos no debían de dejar de congregarse, sino exhortarse unos a otros, y más aún cuando vieran que el día se acerca. Heb. 10:25. ¿Y qué sucedería si usted viera una asamblea como en los días de Esdras? Ellos temieron las palabras del Dios de Israel, debido a la transgresión que ellos habían cometido, y estuvieron angustiados hasta el sacrificio de la tarde. Esto debía de ser algo asombroso para ustedes, Esdras 9.

Y aquellos que vienen a la espera verdadera, la asamblea verdadera, ellos vienen a la súplica y a la oración verdadera. ¿Qué sucedería si usted viera algunas personas sentarse, como lo hizo Job, por siete días; y que no se hablaran ni una palabra? Esto inquietaría a la mente contraria, esto haría que ustedes se extrañaran, Job 2. Pero yo digo, esperen al Señor, y dejen que los transgresores sean avergonzados; esperen al Señor y tengan valor, que él fortalecerá sus corazones; esperen en el Señor, Sal 25, y Sal 27, y guarden silencio ante Jehová, y esperen en él. No te alteres con motivo del que prospera en su camino, por el hombre que hace lo malo. Sal 37. El Señor enjugará las lágrimas de todos los rostros, y quitará el oprobio de su pueblo de sobre toda la tierra, porque el Señor ha hablado. Y en aquel día se dirá: He aquí, éste es nuestro Dios a quien hemos esperado para que nos salvara; éste es el Señor a quien hemos esperado; regocijémonos y alegrémonos en su salvación, Isa 25. El Señor es bueno con aquel que le espera, aquel que con el alma que le busca. Y es bueno para el hombre tanto tener la esperanza, como esperar en silencio la salvación del Señor. Bueno le es al hombre llevar el yugo desde su juventud. Que se siente solo y calle, porque es Dios quien se lo impuso. Ahora aquel que ha hecho iniquidad debe venir al silencio, antes que venga el justo a reinar y tener dominio, Lam 3:25-28. Porque el anhelo profundo de la creación es aguardar ansiosamente la revelación de los hijos de Dios, y los que gimen en el interior, aguardando ansiosamente la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo; y están en tal condición que no saben por lo que deberían orar, sino que el espíritu hace intercesión con suspiros y gemidos que no se pueden pronunciar. Y así llegan a sentir a aquel que escudriña el corazón, y sabe lo que está en la mente; del espíritu, porque él hace intercesión por los santos de acuerdo a la voluntad de Dios, Rom 8. Y Miqueas clamó en contra de los adivinadores y maestros que enseñaban por dinero, y él dijo que esperaría en el Señor, que buscaría al Dios de su salvación, y que Dios le escucharía.

Bueno es Jehovah para los que en él esperan, para el alma que le busca. Lam 3:25

¡Tome nota! Esperarle a él es buscarle. Leer la Biblia e ir a los servicios de las sectas no es buscar a Dios.

Desde la fundación del mundo no se ha escuchado, ni el oído ha percibido,
ni el ojo ha visto a ningún Dios fuera de ti, que actúe a favor del que en él espera. Isa 64:4

Pablo cita el versículo recién mencionado en 1 Corintios: "Cosas que ojo no vio ni oído oyó, que ni han surgido en el corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman." La diferencia clave: Isaías dice espera, y 1 Cor 2:9 dice aman. Por lo tanto amar a Dios es esperarle: nosotros le esperamos para oír sus palabras que nos enseñan, nos convencen, nos animan, y nos guían — eso es amar a Dios.

Y aparecerá una segunda vez, ya no para llevar el pecado, sino para traer completa salvación a los que le esperan persistente y pacientemente. Heb 9:28

Esperar persistente y pacientemente es presenciar a Jesús trayéndole su salvación; lo que usted oye usted debe hacer caso y obedecer para obtener la salvación: habiendo sido perfeccionado, [Jesús] llegó a ser Autor y fuente de eterna salvación para todos los que presten atención y le obedezcan, Heb 5:9; es por gracia que a usted se le enseña y es cambiado para llegar a ser puro. Tit 2:11-14

De la Palabra del Señor en el interior:

Sean pacientes, mis hermanos, esperando la venida del Señor Jesucristo. El labrador espera el fruto precioso de la tierra, siendo paciente en ello hasta que recibe la lluvia temprana y la tardía. Y sean pacientes ustedes también; fortalezcan sus corazones, porque la venida del Señor está cerca, Santiago 5. Mas el fin de todas las cosas se acerca; sed pues prudentes y de espíritu sobrio para la oración, 1 Ped 4. Los apóstoles estaban en trabajos, en desvelos, en ayunos, 2 Cor 6. Ahora lea estos tres pasajes. Y bienaventurados aquellos siervos a los cuales su señor, cuando venga, halle velando; de cierto os digo que se ceñirá y hará que se sienten a la mesa y vendrá a servirles. Así también, bienaventurado el hombre que me escucha, velando a mis puertas cada día, aguardando a los postes de mis puertas. Prov 8. Y Cristo le dijo a sus discípulos: por lo tanto velen porque no saben a qué hora viene el Señor; y velen porque no saben ni el día ni la hora en la que el Hijo del hombre va a venir. Mat 25. Esto habló Cristo con respecto a las vírgenes insensatas y las vírgenes prudentes, las que tenían aceite en sus lámparas y las que no tenían; por lo tanto miren que ustedes sean de buen grado para ir y comprar. ¿Y qué piensan ustedes de aquellos a quienes Cristo les dice que esperen y velen con él, y que cuando Cristo vuelve y los encuentra dormidos, les dice: no podían esperar conmigo una hora? Velen y oren para que no caigan en tentación. Por lo tanto velen, dijo Cristo, porque no saben cuando volverá el dueño de casa, no sea que venga de repente y los encuentre dormidos; y lo que les digo a ustedes, lo digo a todos: ¡velen! Mar 13.

En Mateo, Marcos, y Lucas, se registra a Jesús diciendo que algunos de los que estaban con él en ese entonces, 2000 años atrás, verían su gloriosa venida en las nubes con el reino antes de morir. Después Pablo, Jesús en Apocalipsis, Pedro, Santiago, y Juan, — todos dijeron pronto, el tiempo está cerca, un corto tiempo, él está a las puertas. El cristianismo despreocupadamente ignora esta enorme incongruencia entre lo que la Biblia dice claramente en contraste con lo que sus propios guías ciegos les enseñan. Sería un engaño cruel estar esperando que Él aparezca, si las 100 generaciones pasadas de creyentes en realidad no tenían ninguna esperanza de verlo alguna vez. Hay una pagina web entera en este sitio dedicado a esta segunda venida: La segunda venida de Jesús está en el interior de los corazones de los creyentes purificados.)

Ahora piensen dónde se vela y dónde se ora; esto se hace en la luz, la que silencia toda la carne, porque las palabras que se hablan en la luz son dirigidas por la vigilia. Por lo tanto lleguen a conocer la vigilia que está establecida en cada una de sus bocas, para mantener silenciados a los que deben ser detenidos; y así lo que Cristo le dijo a uno, le dijo a todos: que velen. Ahora todos los que están velando están esperando; y así todos los hombres llegarán a conocer la armadura contra aquello que nos saca del camino. Timoteo debía velar en todas las circunstancias, y los santos debían velar y ser sobrios en la oración, 1 Ped 4:7, 1 Tes 1. Por tanto, no durmamos como los demás, sino vigilemos y seamos sobrios, pues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan. Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de la fe y del amor, y con la esperanza de salvación como casco. Dios no nos ha puesto para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo. Los santos debían velar, sí, y permanecer firmes en la fe, y velar en ella con acción de gracias, Col 4:2, dedicándose a la oración y perseverando en ella con agradecimiento. Así que recuerda lo que has recibido y oído; obedécelo y arrepiéntete. Si no te mantienes despierto, cuando menos lo esperes caeré sobre ti como un ladrón, y no sabrás a qué hora vendré sobre ti, Apoc 3:3, [marca] aquellos que no están velando, Cristo viene a ellos de esta manera; y aquellos que no están velando, están fuera de la luz que viene de Cristo. Por lo tanto velen con toda perseverancia y súplica por los santos. Los apóstoles le pidieron a los santos que velaran, Hechos 20, porque lobos rapaces entrarían en medio de ellos; (pero él no había codiciado la plata, ni el vestido de nadie); pero éstos entrarían después de los días de los apóstoles. Y aquellos que temían al Señor a menudo se reunían y hablaban; y el Señor prescindirá de ellos cuando elabore sus joyas, así como un hombre prescinde de su único hijo que le sirve. Y el apóstol dijo: edificándose sobre la base de su santísima fe y orando en el Espíritu Santo. [Marca] El edificio está en aquel que es santo, en la santa fe, y la oración en el Espíritu Santo. Ahora el habla de algunos: que hablan palabras altaneras, pero viven ellos mismos en la hipocresía, y han seguido los caminos de Caín y de Balaam, y a los que deben de conocer el tiempo del silencio; porque ellos no edifican entre los santos, sino que son las piedras de Babilonia. Así que todos estos oradores que hablan palabras de las escrituras, pero no del Espíritu Santo que dio las escrituras, ellos están fuera del Espíritu en el cual oran los santos; así que ellos, que oran fuera del Espíritu Santo, son una abominación; deben estar en silencio. Y aquellos que están fuera de la fe, están fuera de aquello en que los santos se edifican unos a otros, la santa fe. Aquello que es santo da victoria; en esto los santos edifican, en que temen a Dios; así en la fe, en la unidad; porque da la victoria sobre el enemigo y lo impuro; porque purifica el corazón, y sin ella el hombre no puede agradar a Dios, ni puede edificar en unidad, ni en la fe que da la victoria, en la cual está la unidad, que es el regalo de Dios por el cual ellos le agradan. Esa oración es en el Espíritu Santo; la escritura fue dada por el Espíritu Santo. Esteban era un hombre lleno del Espíritu Santo. En su examen, cuando habló en frente del concilio, él les dijo que ellos estaban resistiendo el Espíritu Santo, como lo habían hecho sus padres; y aún así ellos profesaban las escrituras, pero resistían al Espíritu Santo. Ahora todas estas personas que tienen las escrituras y resisten al Espíritu Santo, ellos resisten aquello que es lo que da las escrituras, y sus reuniones y sus oraciones son abominación, y sus reuniones deberían dispersarse.

Y por lo tanto todos los amigos que vienen a testificar del Espíritu Santo y la fe, en la cual se encuentra la verdadera oración y edificación, la cual da la victoria sobre el mundo, que es el regalo de Dios, en la cual ustedes agradan a Dios: mantengan sus reuniones, y estando reunidos juntos, a medida que son movidos, hablen; porque ellos hablaron a medida que eran movidos por el Espíritu Santo, y según el espíritu les daba que hablaran. Y ellos oraron con el espíritu, y éste les ayudó en sus debilidades, porque ellos no sabían sobre qué debían orar: pero el que examina los corazones, sabe cuál es la intención del Espíritu que enseña como orar. Y así llega a ser conocido el nacimiento por el espíritu, al cual escucha Dios el Padre de los espíritus, el cual no es el nacimiento por la carne, sino que es perseguido por ese nacimiento.

Ahora ustedes pueden ver al hombre justo Simeón, Lucas 2, quien esperó la consolación de Israel, a él se le reveló, él llegó a verla; y la gente recibió a Cristo gozosamente, porque le estaban esperando, Lucas 8:40. Ahora [marca,] aquello que no es silenciado no espera a Jesús sino persigue ese nacimiento: pero el nacimiento es traído, y la luz aparece, y esto es visto y conocido, esto debe hablar, y es conocido aquello que debe permanecer en silencio. Alabanzas son elevadas al Señor Dios para siempre, quien exalta el nacimiento nacido del espíritu, el cual se alimenta del pan de vida, que es nutrido con la vida en el seno del Señor Dios de la vida, y el anciano llega a ser siervo del joven. El brazo de Dios reina sobre el anciano en su reino y trono, y Dios ha cumplido su promesa, y la está cumpliendo; y el tiempo de hablar es conocido, y el tiempo de mantenerse en silencio es conocido. Ahora que no han llegado a distinguir cada nacimiento y cada boca, ellos no conocen el tiempo de silencio, ni el tiempo de hablar; los tales son juzgados por juzgar las cosas de Dios, y no son aptos para juzgar, como son los que conocen la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento, y aquello que es indescriptible; éstos conocen el silencio en la vida y en el espíritu de Dios. Esto debe ser leído entre los Amigos, y de allí pasarse al extranjero a través del mundo. Aquello que trae a mirar al mundo, hacia el tiempo, cautiva; donde se encuentra el cimiento del espíritu de disputa y dominio, y la corona que se atenúa y se desvanece. A medida que se levanta la vida que se encuentra en Dios, la cual da para sentir la corona que es inmortal, la cual le hace sentir aquello que lo lleva al comienzo, que le deja ver antes de que existiera la pluma, la tinta o el papel; en esto vivan, aquello que les deja ver el cumplimiento de lo que está escrito.

Y ustedes que piensan que están sobre el mundo, el vino de ustedes está mezclado con agua, que visten la prenda de lino y lana, quienes por el orgullo y la facilidad, y los gozos falsos pierden la sinceridad, a través de la cual un velo de tierra los cubre. Por medio de la concupiscencia en que viven, un velo de carne es extendido sobre la mujer ramera y adúltera que ha estado entre ustedes, la cual tiene muchos hijos, que se esfuerza por desperdiciar la herencia del Señor; esto es como zarzas y espinas que batallan en contra del Señor, quien es un fuego consumidor. El mundo entero ahora está tropezando en la luz, quienes habían sido controlados por ella y convencidos, pero que ahora se han alejado de ella.... Y aquí está la generación de burladores, fuera de la vida, y fuera de la luz, y cada uno está luchando por el dominio y autoridad sobre el otro; pero no será así con ustedes que son hijos de la luz, discípulos de Cristo, no de este mundo, el reino de quienes no es de este mundo, y que salen de la disputa hacia la paz. Por lo tanto todas las gentes moran en aquello que lleva hacia la paz, y fuera de la confusión, porque Dios no es el autor de ella; pero ellos están fuera de su vida, que sostienen la verdad en injusticia.

Salgan del bullicio...los que están en su libertinaje, ligereza y placeres, que ponen todo el curso de la naturaleza en fuego, entre quienes no se conoce el camino de la paz ni aquello que es perfecto. Entre quienes ustedes tienen las palabras de Cristo, los apóstoles y los profetas, y las escrituras de la verdad; que las sostienen en la injusticia, donde todos los espíritus están inquietos, y los elementos llegan a arder como el fuego, donde están todos los dominios y la búsqueda de coronas terrenales, y exaltación entre la gente, y juntando grupos entre la gente. Donde se encuentran los muchos caminos y distancias entre la gente, y las opiniones y las sectas...Donde entre el calor y los fuegos, las tormentas y las muchas aguas, y el mar y la tierra, el dragón y la bestia, y el falso profeta, que era la maravilla en el cielo, echado a la tierra, que hace guerra en contra de los santos y del Cordero, pero el Cordero ha tenido la victoria sobre todo. Los que han tomado de la cáliz de la fornicación, y aquella que da el cáliz de la fornicación, y es la que aleja a la gente de la vida que está dentro de ellos. Así son todos los espíritus inquietos en el mundo, y los agitados y los cansados; porque no hay nadie en la tierra que venga a aquietar su espíritu, sino que vienen a la luz, que Cristo Jesús además los ha iluminado; y así vienen todos los espíritus aquí para tener una satisfacción particular y quietud de su propia mente; y aquí viene el cansado a recibir descanso de Cristo, quien los ha iluminado. Nadie puede sostener la verdad en injusticia, hasta que venga a lo que Dios le ha revelado; y así lo que Dios le ha revelado guía su mente a Dios, él viene al lugar quieto y apacible y viene a retener a Dios en su conocimiento; y su espíritu es aquietado, y el llega a sostener la verdad en justicia, y su mente no está reprobada. Los tales encontrarán misericordia en Dios, cuando sus mentes sean guiadas hacia Dios, y sus espíritus y mentes sean aquietados en silencio esperando a Dios; y en media hora tengan más paz y satisfacción de la que han obtenido de todos los otros maestros del mundo en toda su vida. Aquí ellos llegan a sentir aquello que aquieta sus mentes a Dios, y encuentran y sienten el camino de la paz, y llegan a crecer en esa vida por la cual fueron dadas las escrituras; y crecen en la vida en que vivieron los santos, y al espíritu que guió sus mentes a Dios el Padre de los espíritus, a través del cual cada persona en particular llega a una satisfacción particular. Todo este bullicio y enseñanza en el mundo de las cosas mundanas, los hombres y las personas se alejarán de ellos; porque está en la tierra, es lo que entró en el camino de Coré, el camino de Caín, y el camino de Balaam, que ahora está en el camino, el cual los apóstoles vieron venir antes de su fallecimiento.

Así a medida que todos ustedes vienen a ser guiados con aquello que es de Dios en ustedes, y a sentir eso de Dios en ustedes que guía sus mentes hacia Dios, ustedes llegarán a la satisfacción; aquello les guía para salir de la tierra e ir a eso que está adentro, así con todos los que están afuera. La gloria del Señor Dios llega a ser revelada en ustedes. Aunque ustedes profesen todas las escrituras de verdad, si cada uno de ustedes no llega a sentir eso de Dios, lo cual Dios ha manifestado en ustedes, y les ha mostrado para guiar sus mentes a Dios, ustedes no pueden conocer nada de las escrituras; porque eso abre las escrituras a cada persona en particular, y da a cada persona una satisfacción particular, por la cual cada uno llega a orar en el espíritu, y cantar en el espíritu, con lo cual se da gloria a Dios. Ahora no hay un pueblo sobre la tierra, que haya venido del estado del primer Adán en la tierra, llevado de Dios en pecado, y muerte e injusticia, al estado del segundo Adán; pero que vienen a la luz que ilumina a cada uno que viene al mundo. Ellos, que no vienen del primer Adán al segundo Adán, ellos no vendrán al Señor del cielo quien es el camino al Padre. Así ellos, que no han venido a la luz que ilumina a cada uno que viene al mundo, ellos están en el primer estado; echados de en frente de Dios, de su justicia, de su verdad, la luz, la vida. Porque Cristo la luz, que ilumina a cada hombre que viene al mundo, es el camino al Padre, la verdad, la vida, la luz, la sabiduría de Dios, la justicia de Dios, la esperanza de gloria, y el poder de Dios; la redención, el maestro y salvador, quien ilumina a cada hombre que viene al mundo, quien es el camino al Padre, a quien todo el mundo desprecia. Y sus enseñanzas a la gente están lejos de la luz que ilumina a cada hombre que viene al mundo, porque no reconocen la luz, estando fuera de la sabiduría de Dios en la diabólica, que es tanto mundana como sensual. Así que este es el estado que consiste en ser echado de la presencia de Dios; la sabiduría de Dios lleva a Dios. Todos ustedes sobre la tierra que niegan la luz que ilumina a cada hombre que viene al mundo, ustedes todavía están en las transgresiones en el primer Adán; ustedes están en su propia justicia. Porque cualquier justicia que no está en la luz, es propia. Porque Cristo la luz es la justicia de Dios. Así que todo el que viene al mundo siendo iluminado, que no oye la luz que lo ilumina, no escucha al profeta del cual profetizó Moisés; así que la luz lo condena, y él debe ser cortado de entre la gente. Y así todo el mundo está alejado de Cristo la luz, de aquello de Dios dentro de ellos mismos; algunos en la presunción y algunos en la envidia, y eso los consume y los asesina. Algunos en el gozo falso de la presunción se elevan hasta el cielo y caen a la tierra otra vez. Allí todas las mentes están fuera en el mundo. Ellos salen de aquello que es de Dios en ellos, lo cual no cambia y la verdad no cambia, la cual comprende el mundo y descifra el mundo. Ellos salen de la luz, la cual ilumina a cada hombre que viene al mundo, y aunque él la odie, es su condenación.

...Toda la gente debe llegar a conocer a Cristo su maestro, quien dijo: 'aprendan de mi, yo soy el camino al Padre'; de manera que la luz que ilumina a todos los que vienen al mundo, es el camino nuevo y viviente. Ustedes los que vienen a la luz son además iluminados, ustedes han venido a aquello que es nuevo, y viviente, ahora como siempre lo fue. Por lo tanto, todos llegan a conocer la luz en ustedes, brillando en sus corazones, para darles el conocimiento de Dios, en el rostro de Jesucristo; y todos llegan a conocer el tesoro celestial en vasijas terrenales; y ninguno lo hace, sino los que vienen a la luz, con al cual Cristo además los ha iluminado; y todos llegan a conocer al segundo Adán, el Señor del cielo, superior al primer Adán, quien ilumina a cada hombre que viene al mundo; nadie lo conoce, sino quien tiene la luz, que los saca del estado del primer Adán, de lo terrenal hacia lo celestial; y todos llegan a conocer la palabra de Dios en sus corazones, que está allí para ser obedecida, en sus mentes para llevarla a cabo. Esta es la palabra de fe predicada; los ministros de la palabra pueden mantenerlo leyendo la palabra sin usted, y diciéndole acerca de la palabra dentro de usted, pero ellos no pueden perdurar (los que niegan la luz), hablando de la palabra dentro de ellos en el corazón; porque al sentir la palabra de Dios en el corazón para obedecerla, usted llega a conocer aquello que los profetas y los apóstoles testificaron, la palabra de vida que se hizo carne, la cual es Cristo en nosotros. Conózcanlo en ustedes, gente de la tierra, entonces no serán reprobados, porque si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto por causa del pecado, y ustedes están vivos a la justicia. Todas las personas llegan a conocer el nuevo pacto que Dios profetizó por medio de sus profetas, y del cual escribió Moisés, y del cual testificaron y gozaron los apóstoles; el pacto eterno. Conociendo el fin del primer pacto, conozcan el pacto que es eterno, el nuevo pacto con Dios y su pueblo para siempre. Su ley está en sus corazones, de manera que ellos no se necesitan decir unos a otros, conoce al Señor; para que lleguen a disfrutar aquello de lo cual hablan las escrituras. Y todos llegan a conocer la mente de Cristo (la cual nadie puede conocer sino aquellos que vienen a la luz, y que él además a iluminado), para que ustedes lleguen a ser de una mente, un corazón y un alma. Y todos esperan para recibir el espíritu de Cristo Jesús, el cual si no lo tienen, no son de él. Y todos llegan a vivir en el poder de la piedad. Porque muchos pueden tener la forma de piedad, pero niegan el poder de Dios, y están en su contra, cuando se aparece en aquellos que lo declaran. Y así ustedes llegarán a vivir en el evangelio.

Y todos llegan a la luz con la cual cada uno de ustedes son además iluminados, que ha venido al mundo, para que ustedes puedan venir al segundo Adán, del primer Adán; para que sus pecados y transgresiones puedan ser borrados. Y todos llegan a conocer la sabiduría que viene de lo alto, que está arriba de todo lo terrenal, sensual y diabólico, lo que está abajo. Nadie puede reconocer esto, sino aquellos que reconocen la luz, la cual ilumina a cada hombre que viene al mundo. Y todos llegan a conocer a Cristo en ustedes, la esperanza de gloria; la cual esperanza de gloria, Cristo, destruye la esperanza del hipócrita; la cual esperanza purifica, así como él es puro. Ahora lleguen a conocer esta esperanza, Cristo en ustedes, diferenciada de la propia esperanza de ustedes, la cual es un misterio. Y todos llegan a conocer el ungimiento que habita en ustedes para enseñarles; y a medida que ustedes continúan en ello, que habita en ustedes, llegan a conocer al Padre y al Hijo. Y nadie llega a conocer el ungimiento que habita en ellos, sino aquellos que llegan a conocer la luz, con la cual Cristo ha iluminado a todos los hombres. Ni tampoco nadie habita en el Hijo, sino aquellos que continúan en la luz, con la cual Cristo además lo ha iluminado: por lo tanto todos llegan a conocer el ungimiento en ustedes, para que ustedes puedan llegar a conocer aquello que les enseña a continuar con el Hijo, donde no necesitan que alguien les enseñe. Porque Dios ha llegado para apartar a su pueblo de las enseñanzas de los hombres, y para enseñarles él mismo, y el pueblo de Dios será enseñado por él; y ellos cesarán del hombre, el aliento del cual está en su nariz, y llegarán a conocer sus fuerzas renovadas, y llegarán a conocer la vida del profeta, y el espíritu que además lo guiaba. Y todos se alejan de las iglesias del mundo, y llegan a conocer la iglesia que está en Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, quien es el pilar y cimiento de la verdad, en donde no hay mancha ni imperfección, ni cosa tal, de toda la disputa y contienda de este mundo. Vengan a conocer el poder de ese mundo, donde no hay fin; y, ¡oh, gente! No se llenen de los cuidados de esta vida, ni sobre carguen sus corazones con el engaño de las riquezas, sino piensen en el poder de una vida eterna. Y aléjense de todos estos maestros que enseñan cosas terrenales, que son los que los mantienen en la tierra, y en pecado, y que enseñan que la gente debe estar en pecado mientras estén sobre la tierra, y por lo tanto hacen que el pacto de Dios no tenga efecto. Tales son ministros de injusticia, y todavía están en sus transgresiones, y hacen que la muerte de Cristo sea en vano; y la oferta que no tiene valor, que ha perfeccionado para siempre a todos aquellos que están santificados; y su sangre si efecto, la cual nos limpia de todo pecado. Pero el ministerio de justicia es manifestado, el cual le deja ver el efecto de la sangre de Jesús, y de la oferta eterna, del cual ustedes todavía no han recibido los efectos. El ministerio de la justicia vuelve las mentes de ustedes hacia la luz, con la cual Cristo los ha iluminado además; para que con ella ustedes se vean a sí mismos, y vean a Cristo cuando venga; y con ella sean justificados de todos los pecados; y vengan a la unidad unos con otros; y tengan el amor de Dios, y la paz de Dios derramada sobre sus corazones; y se alejen de las contiendas de los unos con los otros, acerca de las palabras y la forma de las cosas, y discutiendo acerca de las escrituras; sino vengan a aquello de Dios que se ha manifestado en ustedes, para que puedan conocer la luz que dio las escrituras. La sinagoga, templo y sacerdotes que toma diezmos debe ser negado por todos aquellos que testifican que Cristo ha venido, y el segundo sacerdocio, y el sábado judío también; porque aquellos que defienden estas cosas son cristianos de nombre que enseñan por el sucio dinero, y buscan la lana y el dinero divino, y llevan las reglas por sus propios medios, y están de pie orando en las sinagogas, teniendo el lugar más alto en la asamblea, y son llamados maestros por los hombres; en contra de todos estos clamaron los profetas y apóstoles, y los que los defienden deben ser negados. Todas las personas sobre la tierra que alguna vez llegan a alguna vez llegan a tener conocimiento del verdadero Dios, deben tener la luz de Cristo Jesús dentro de ellos, la cual es una en todos los hombres, y trae a todos los que creen en ella hacia la unidad.

Todos los maestros, personas, y profesantes del mundo, ustedes están lejos del silencio, y de la reunión silenciosa, y de esperar al Señor en silencio. Ustedes tienen mucho de la carne en ustedes, la cual habla, y por lo tanto están muy llenos de palabras, las cuales no son de ustedes, y no son reconocidas como de otros. Ustedes están fuera de la vida de aquellos que conocen el silencio de la carne y la espera del Señor en silencio, para oír su voz silenciosa, y para oír su voz detrás de ellos diciendo: 'este es el camino, anden por él', y perseverar en el pensar acerca de Dios, y ser guiados por Dios, y ser llevados por el espíritu de Dios a toda la verdad, cuando no hablan palabras exteriormente. Primero, el espíritu guía, después las palabras del espíritu, y de esta manera es espíritu no es apagado en el hijo ni en la hija, ni en la sierva o en el sirvo. Los maestros falsos, los falsos profetas, y los falsos apóstoles usan sus lenguas; ellos tenían la forma de piedad, pero negaron el poder, por el cual ellos se pueden volver del mal. Ellos son los que dijeron, el Señor lo dijo, cuando el Señor nunca les había hablado, ni han estado en su concilio. Si ellos hubieran estado en su concilio, ellos debieran haber estado en silencio, y esperado en Dios; pero aquellos que usan sus lenguas y dicen, el Señor lo dijo, cuando el Señor nunca les habló. Ellos no estuvieron en silencio, cuando el Señor dijo que ellos debían estar en silencio. Asimismo aquellos que caminaron en el camino de Caín, y el camino de Coré, y el de Balaam; ellos hablaron cosas altaneras en hipocresía, y de la misma manera prometieron libertad, mientras ellos mismos eran siervos de corrupción. Éstos estaban en contra de aquellos que esperaban en el Señor, y deben estar en silencio. Por lo tanto ahora en esta época, aquellos que usan sus lenguas y dicen que el Señor dijo, cuando el Señor nunca les habló, tienen la forma de la piedad, pero niegan el poder, y hablan palabras altaneras, pero ellos mismos están en la hipocresía, y en el camino de Caín y Balaam, y el camino de Coré, separados del espíritu que dio las escrituras, y así de Dios el Padre de los espíritus, profesantes y maestros. Los tales están enojados y ofendidos con los que esperan en Dios en su concilio silencioso, y pacientemente lo esperan; los corazones de los cuales buscan a Dios, cuando nunca se habla una palabra; quienes reciben fortaleza y bendición de Dios, su misericordia viviente, las misericordias seguras de David. Sí, un escuchar diligentemente, las almas de los cuales llegan a vivir; aquí está una espera silenciosa y una espera diligente por Dios, y un silencio en el cielo; sí, y se testifica la paz sobre la tierra, y la buena voluntad hacia los hombre.

Ahora aquellos que son exaltados sobre la medida del espíritu de Dios que ha sido manifestada en ellos, ellos se glorifican en las expresiones, se glorifican en palabras, y se alimentan de ellas más que de la vida, y se deleitan en palabras y métodos, y la curiosidad del habla; y esto es lo que se ofende por la espera silenciosa de Dios, que mira las expresiones altas, y está más lleno de ellas que de la vida, y alimenta el nacimiento que debe ser silencioso, que es nacido de la carne, para que haya tiempo de estar en silencio. Esta es la palabra del Señor a todos ustedes: que todos ustedes puedan venir a aquello que Dios manifiesta en ustedes; esto les dejará ver el nacimiento que debe ser silencioso, y los traerá a estar en silencio, y a esperar para recibir enseñanzas de Dios; y entonces lo que se diga, ustedes pueden declarar del Señor del altísimo cielo. Caín fue el primogénito, y Esaú e Ismael fueron primogénitos; y ahora dice Caín, el asesino envidioso, de una reunión silenciosa o espera por Dios, cuando él es un vagabundo de aquello de Dios que está en él. Siendo de Dios, él mataría y asesinaría aquellos que están en la vida; y sin embargo él mataría y ofrecería sacrificio, sacrificio por el cual Dios no tiene respeto, quien es de la vida de Dios, y por lo tanto un vagabundo de la vida de Dios, un asesino, que no tiene habitación en Dios; sin embargo él profesa las palabras de los santos que fueron declaradas de la vida, quienes tenían una habitación en Dios. Aquí se conoce la descendencia y la generación de Caín. Así que él no tiene vida eterna morando en él, sino que él envidia a su hermano; y cómo puede alguien conocer una espera silenciosa de Dios en lo eterno, si no tiene la vida eterna viviendo en él.

Consideren esto, .. esta es la palabra de Dios para todos ustedes; ustedes están lejos de las reuniones silenciosas y la espera silenciosa de Dios, o del amor de Dios que no tiene envidia, o del cuerpo que se edifica en amor. No le digan a Esaú acerca de las reuniones silenciosas, y de la espera silenciosa de Dios, que ha despreciado su primogenitura, y después la busca con lágrimas, donde no hay lugar para él; ahora háblenle a Esaú del silencio, una reunión silenciosa es una cosa asombrosa para Esaú, que desprecia su primogenitura, y sacaría su espada, y mataría a su hermano Jacob, el segundo en nacimiento.

Pero una reunión silenciosa no es algo extraño para el justo Abel, ni para el segundo en nacimiento Jacob, porque Dios es el autor de su fe; y Esaú, el cazador astuto, la persona profana, está entre las bestias del campo que tiene la gordura de la tierra, un lugar para dragones, que lleva la espada para destruir a los justos; háblenle de una reunión silenciosa y espera de Dios, y él cazará hasta que se canse, y hasta que se desmaye otra vez, y desprecie su primogenitura. Y de la misma manera Ismael es un burlador; háblenle a ellos de una reunión silenciosa y una espera de Dios, no, este espíritu hará alarde y se burlará y se mofará de lo que lleva a esperar en Dios en silencio; esto es lo que se debe emitir. Por lo tanto Esaú, Caín, Ismael, ustedes pueden ver el linaje, la descendencia y la raíz de ustedes, y ustedes son ramas de quien es profano, quien es envidioso; y se mofan y se burlan de ellos, quienes silenciosa y pacientemente esperan el consejo del Señor, la instrucción de él, quien es el dador de todo lo bueno. Entonces, a medida que son movidos por el espíritu a orar, alabar, agradecer, hablar con el espíritu, cuando hable palabras, cuando revele cosas, y así los guíe, ellos reciben del Padre de los espíritus, y llegan a ser obedientes. Gloria sea sobre todo al Señor Dios, el más alto en el cielo y la tierra, que está trayendo un nacimiento nacido de él mismo, que conoce al Padre, y declara a aquel que mantiene silencioso el viejo nacimiento. Todos los que hablan adivinaciones de sus propios corazones y cerebros, y que son soñadores sucios, falsos profetas, falsos maestros, falsos pastores, falsos apóstoles, y ministros de injusticia, y aquellos que adivinan por dinero, y enseñan por ganancias sucias, y hacen mercancías de la gente, y buscan ganancias en sus lugares, y cumplen las reglas por sus propios medios, y enseñan por lana, y son llamados señores por los hombres, y están de pie orando en las sinagogas, y tienen los lugares más altos en las asambleas, contra los cuales clamó Cristo, y también los profetas y los apóstoles, quienes estaban fuera del espíritu; estos ahora no pueden aguantar las reuniones silenciosas ni la espera de Dios. Éstos están llenos de palabras, y las roban de sus prójimos; éstos se preocupan de las cosas terrenales que hacen mercancías de la gente; y éstos son transgresores, todos ellos, porque ellos establecen lo que el apóstol derribó: los diezmos, y los templos, y las sinagogas, y los sacerdotes mencionados anteriormente. Ahora éstos son los que están fuera de la vida, y se ofenden con las reuniones silenciosas, y de la espera de Dios en silencio. Por la doctrina ellos enseñan sus propias tradiciones, y ordenanzas, y mandamientos, y desatienden los mandatos de Dios; hablándole a la gente acerca de rociar a los bebés, y un sacramento, cuando no existe tal escritura.

Ahora el que tenga un salmo, [tome nota] ahora el que tenga uno, que cante, y que cante en el espíritu, y con entendimiento. Y ahora el que cante en el espíritu, y ore en el espíritu, a medida que el espíritu le da palabras, él está en ese nacimiento, que pone en silencio el nacimiento de la carne. Y esto es para todos los que aprenden esperando en silencio a Dios, y en reuniones silenciosas; porque nadie que esté en la tierra vendrá a Dios, pero cuando vengan a lo que es de Dios que está en ellos, la luz con la cual Cristo además los ha iluminado; eso es aquello que debe guiar la mente de cada uno hacia Dios, y a esperar a Dios para recibir el espíritu de Dios, y el espíritu es el que guía a esperar a Dios en silencio, y a recibir de Dios. Como muchos de los profetas y hombres santos de Dios, ellos a menudo se sentaban por largo tiempo esperando a Dios, y decían, benditos son todos aquellos cuyo pensamiento persevera en Dios, serán guardados en completa paz. Y, alma mía, espera en Dios; y los mansos heredan la bendición; y hallaréis más fortaleza, virtud, agua de vida, y la misericordia del Señor, y la presencia del Señor Dios, cuando estén quietos.

Mantengan aquello que es de Dios en ustedes, lo cual los guiará a Dios, cuando ustedes estén en silencio, libre de sus propios pensamientos e imaginaciones, y los deseos y consejos de sus propios corazones, y movimientos, y voluntad; cuando ustedes estén libres de todas estas cosas, esperando en el Señor, su fortaleza será renovada; el que espera al Señor, siente a su pastor, y no le faltará nada. Eso que es de Dios que está dentro de cada persona, es lo que las reúne para esperar a Dios, lo que las trae a la unidad, que junta sus corazones para Dios. De manera que a medida que esto se mueve, no se debe apagar, cuando mueva a orar o hablar; porque allí está poder del Señor. Este es el brazo del Señor, el domino, la victoria sobre la muerte. Y todos los maestros y las personas en la tierra que han alejado a la gente de la luz que ilumina a cada hombre que llega al mundo, aquello que Dios debe conocer se manifiesta en ellos, ellos son los que cierran el reino del cielo a los hombres, quienes no entrarían en él ellos mismos, ni aguantarían a otros. Éstos son los que le han quitado a la gente la clave del conocimiento, de manera que ni ellos ni la gente pueden adentrarse en las escrituras, ni dicen lo que querían decir los profetas, ni lo que Cristo ni los apóstoles querían decir; sino que todos discutían acerca de la luz, acerca de la puerta. Porque la luz es la puerta, la luz es el poder, que ilumina a cada hombre que viene al mundo; para que todos puedan creer por medio de la luz. El que cree, entra en su reposo, y ha dejado de hacer sus propias obras, como Dios dejó de hacer las suyas, y tiene el testimonio en sí mismo. Y el que es nacido de Dios vence al mundo, él no se apresura. Así él conoce la reunión silenciosa y la espera de Dios; y sabe que toda la gente sobre el mundo, si ellos van a la luz de Cristo Jesús con la cual él además los ha iluminado, deben dejar sus coronas, ponerlas a sus pies, y su paz debe ser quitada del mundo; y Cristo (el pacto de paz de Dios, y de luz con Dios y el hombre), a él deben venir; entonces toda carne debe estar en silencio delante de Dios; así llega a guiar la vida de Dios.

Y todos ustedes que están en su propia sabiduría, y en su propio razonamiento; este razonamiento les dice que la espera silenciosa de Dios es hambruna para ustedes; que es una vida extraña para ustedes llegar a estar en silencio, y que ustedes deben venir a un mundo nuevo. Ahora ustedes deben morir en el silencio, a la sabiduría mundana, al conocimiento, la razón, y el entendimiento mundanos; así ustedes llegan a sentir aquello que los lleva a esperar a Dios; (ustedes deben morir para lo otro), que los trae al poder de una vida eterna, y a llegar a poseerla. Y en la espera silenciosa de Dios, ustedes llegan a recibir la sabiduría de lo alto, por la cual todas las cosas fueron creadas y hechas; que y da un entendimiento y un razonamiento, que nos distingue de las bestias. Y la vida de Dios en ustedes, la cual lleva a esperar a Dios, la cual les da vida, lleva a conocer a Dios; y conocer a Dios y a Jesucristo, es vida eterna. Y para ustedes esta es la palabra del Señor Dios.

Jorge Fox

(La condena de la práctica general de cantar los salmos de David, como si se estuviera experimentando las mismas condiciones de David, se ha omitido de la carta original, por la irrelevancia que hoy tienen debido a la abundancia de himnos que se han escrito desde entonces y que se están usando.)

El propósito de este sitio es enseñar cómo vivir
libre de pecado
al beneficiarse de poder de Dios que produce cambio por medio de la cruz
que lleva a la unión con Dios en su Reino.

 


Arriba | Quienes Somos | Inicio