La Cruz Perdida de la Pureza


UNA PALABRA DEL SEÑOR, PARA TODO EL MUNDO,

Y todos los profesantes en el mundo; hablada en parábolas; en la cual todos pueden llegar a leer por si mismos a través de las parábolas, y ver dónde están.

Por Jorge Fox

Siendo el hombre llevado hacia la tierra y fuera del paraíso, y habiendo pasado la muerte sobre todos los hombres, y la espada encendida que se movía en toda dirección para guardar el árbol de la vida, habiendo pasado la muerte sobre todos los hombres. La muerte reinó desde Adán hasta Moisés; y hay muerte en el interior, por lo tanto la muerte habla. Aunque Cristo les ha dado a todos ustedes una medida de acuerdo a su habilidad, y esta medida es la luz; sin embargo hay uno, aquel que ama la luz, y el otro, el que odia la luz, y esta es la condenación. Aquel que ama la luz, y trae sus obras hacia la luz, no tiene ocasión de tropezar. Esta es la luz que nos dio las escrituras; de acuerdo a esto, como ustedes han crecido en la luz, leerán las escrituras correctamente otra vez. Debido a que ustedes odian esta luz, ustedes tropiezan, porque sus obras son malas; ustedes no quieren llevar sus obras a la luz, porque temen ser reprobadas. Ustedes saben que sus obras son malas, lo cual esta luz les muestra; allí ustedes han aprendido su condenación. Ustedes saben que no deben mentir, ni embriagarse, y que no deben robar, ni cometer adulterio. Esta luz les dirá todo esto, y los condenará, y los reprenderá; si ustedes la aman y llevan sus obras a ella. Pero si sus obras son malas y ustedes saben que ella los reprenderá, entonces ustedes la odian y no quieren llevar sus obras a ella. Por lo tanto esta es su condenación. Ustedes lo habrán aprendido, cuando la justicia de Dios sea revelada por medio de llamas de fuego sobre ustedes, entonces ustedes verán que es verdad.

Ustedes saben que no deben ser orgullosos, ni deleitarse en modas ni costumbres, ni seguir al mundo. Esta luz les mostrará, y les dejará ver todo lo que es vanidad, y los llevará a veces a confesarla; y sin embargo su corazones siendo endurecidos, y siendo el engaño muy fuerte, ustedes rechazan y odian aquello que los llama al arrepentimiento, que pasa desapercibido en ustedes, y está continuamente llamándolos a abandonar a sus amantes. Esto les dice que ustedes no deben desear, ni codiciar, ni robar. Esto les dice a ustedes que hay un peligro para todos ustedes ladrones, y lujuriosos, y codiciosos. Les habla a ustedes, y yo les digo que será su condenación; cuando el libro de la conciencia es abierto, en sus propias bocas ustedes serán juzgados. Por lo tanto tomen esta advertencia. Cuando la venganza de Dios caiga sobre ustedes, entonces ustedes dirán que tuvieron tiempo una vez, cuando haya pasado, y las plagas de Dios hayan sido derramadas sobre ustedes, quienes odian ser reformados por esa luz en su conciencia. Cuando Dios los llama continuamente a arrepentimiento, ustedes no oyen su voz, sino confían en sus propias vanidades y adivinaciones mentirosas, y por lo tanto odian la luz. Porque si ustedes la amaran, los llevaría al arrepentimiento, y al temor del Señor; y el temor del Señor es apartarse de todo pecado e impiedad, y todo mal, y de toda acepción de personas; y ustedes que hacen acepción de personas [mostrando parcialidad hacia ciertas personas, no tratando a todo hombre de igual manera], no respetan la ley de Dios, que lo prohíbe. Porque aquel que hace acepción de personas transgrede la ley, y es condenado como transgresor, y comete pecado. Ustedes que tienen esta luz, que está de acuerdo a la ley de Dios, que no hace acepción de personas; esa luz en su conciencia, si ustedes la aman y le hacen caso, ella exaltará solamente a Dios. Ustedes orgullosos pueden tropezar con esto, pero yo apelo a aquello en sus conciencias, que debe ejercitarlo.

Esta luz los llevará a caminar en los mandatos de Cristo. Cristo Jesús dijo que en todas sus comunicaciones su sea sí,y su no sea no, porque cualquier cosa que es más, es impío; y no juren por nada, porque eso era del tiempo antiguo, los juramentos. Ahora, ustedes que no habitan en la doctrina de Cristo son del diablo. No juren por la cabeza, ni por Jerusalén, ni por la tierra, ni por el cielo. Estas cosas son notas importantes. Yo dijo, no juren por la Biblia, la cual es una cosa anotada importante, por la cual ustedes juran ahora; si el juramento del Señor es llevado a cabo, que él juró por si mismo, y le puso fin a todos los juramentos. Si tenemos al sumo sacerdote Cristo Jesús, entonces se le pone fin a todos los sacerdotes, que eran verdaderos tipos y figuras de él; porque aquel que sostiene a los sacerdotes que reciben diezmos de acuerdo a la ley, niega que Jesucristo ha venido en la carne. Pero el que ama la luz qué él les ha dado, testifica que Jesucristo ha venido en la carne (la de ellos). Estos niegan a todos los sacerdotes que reciben diezmos; porque recibir los diezmos ocurría en el tiempo pasado. Aunque Abraham le pagó diezmos a Melquisedec, quien era una figura, cuando Cristo Jesús, el sacerdote eterno, habían venido, él le puso fin a todas las figuras; y ustedes que sostienen las figuras, niegan que Cristo ha venido en la carne.*

[*Siguiendo la lógica de Jorge Fox, no confesar que Cristo Jesús ha venido en la carne, (y así ser el anticristo), es profesar o apoyar cualquier doctrina falsa o práctica ilícita. Los que continúan jurando, o dando diezmos, o matando a los profetas falsos y a los no creyentes, o que continúan tomando ojo por ojo, o edificando templos, u observando los días de reposo, o teniendo muchas esposas, o prohibiendo ciertos alimentos, u observando ciertos días, o celebrando las fiestas judías; tal persona niega a Jesucristo como Señor y Maestro, niega que Él viene en la carne, y por lo tanto es el anticristo. No es lo que usted dice que usted es, sino lo que usted hace lo que lo hace un cristiano o no; de la Palabra del Señor en el interior: "Recuerda, toda persona que peca lo niega a Él como Señor y Maestro;" y si usted todavía está pecando mientras sostiene cualquier práctica falsa de la iglesia falsa, su conducta niega que Él haya venido en su carne para ser su gobernante y rey que ordena todas sus palabras y todas sus acciones; y por lo tanto usted es un antiCristo.]

Hay un templo que Dios mandó; pero cuando Cristo vino y resucitó, todos los templos externos fueron negados; y nosotros testificamos de un sacerdote, que está sobre la familia de Dios, diez mil testifican de un sacerdote, quien ha entrado en el lugar santísimo; y todos los sacerdotes y sus asalariados son negados; y todos los que se van hacia la codicia, para obtener ganancias del pueblo, son negados, y todos los que gobiernan por sus medios, y buscan ganancias desde sus cuarteles, son negados; y todos los tales que son llamados maestros por los hombres, y tienen los lugares más importantes en las asambleas, son negados por aquellos que tienen un maestro, Jesucristo, a quien todo poder es dado en el cielo y la tierra, quien es maestro sobre todo, y ha conquistado todo, y subyugado todo, reina sobre todo el cielo y la tierra, y juzga sobre todo el cielo y la tierra. Y el día poderoso del Señor viene; Dios, quien hizo el mundo, no mora en los templos hechos con manos, ni es adorado con las obras de las manos de los hombres, viendo que él es Señor de todo, le ha dado a todos aliento y vida, hizo de todas las naciones al hombre de un molde, para morar sobre la faz de la tierra, y la ha llenado con el conocimiento de si mismo. Y todos ustedes que son ignorantes en el exterior, de la letra, quienes no pueden leer las escrituras exteriormente, a ustedes yo debo hablar una palabra del Señor, la cual es: Cristo dijo: le he dado a todos una medida, de acuerdo a su habilidad; esta es la medida, la luz que es pura, que los convence, y si ustedes hacen caso a esta luz, esa es la escritura dentro de ustedes; así como un hombre debe dar, o un rey debe dar a sus súbditos, o a aquellos que están debajo de él, todos son una medida de lo externo; por lo tanto Jesucristo, el rey, le da a todos una medida de lo interno, de acuerdo a su habilidad; como el rey hace externamente de acuerdo a su habilidad, y por lo tanto es una figura para ustedes, y si ustedes esperan en esta medida, y mejoran su medida, y son fieles en su medida a Dios quien se las ha dado, entonces ustedes llegan a ser siervos del rey Jesucristo; así como el siervo externamente mejora su medida externa, y sirve al rey externo, así ustedes llegan a mejorar lo interno, que es una figura para ustedes; por lo tanto las figuras son dadas a la parte carnal en el hombre.

Y a medida que la luz abre y ejercita sus conciencias, les abrirá a ustedes las parábolas y las figuras, y les dejará ver las cosas invisibles, que son vistas claramente por aquello que es invisible en ustedes, que son vistas claramente desde la creación del mundo, que declara el poder eterno y la deidad. Lo que es invisible es la luz dentro de ustedes, de la cual aquel que es invisible les ha dado una medida, que les permitirá ver que su corazón es de piedra. Así como las piedras están fuera de la naturaleza similarmente, y el camino de tierra fuera de ustedes, así su corazón es un camino de tierra; y como un camino espinoso fuera de ustedes, así su corazón es un camino espinoso también. A medida que ustedes caminan de allá para acá, les dejará ver el camino áspero fuera de ustedes; y a medida que ustedes caminan en el camino lleno de zarzas y espinas fuera de ustedes, les dejará ver caminos torcidos dentro de ustedes. Así como hay zarzas fuera de ustedes, hay zarzas dentro de ustedes también; y como las serpientes están fuera de ustedes, así la naturaleza de las serpientes está dentro de ustedes también. Así como las víboras están fuera de ustedes, la naturaleza de las víboras está dentro de ustedes también. Todo esto se aloja sobre la tierra; la tierra fuera de ustedes, por lo tanto se aloja en la tierra dentro de ustedes. Así como los leones están fuera de ustedes, la naturaleza de los leones está dentro de ustedes también. Así como los árboles están fuera de ustedes, ustedes son la naturaleza de un árbol que se levanta de la tierra. A medida que los árboles crecen de la tierra fuera de ustedes, así los árboles están dentro de ustedes. Así como los bosques están fuera de ustedes, la jungla está en su corazón. De estas cosas las escrituras hablan; ellos, quienes tenían la luz, pronunciaron estas palabras, a esa naturaleza en los hombres y las mujeres. Esta luz les deja ver a quienes odian la luz. Como terneros engordados fuera de ustedes, alimentando la carne, ustedes son como un ternero engordado, quienes sólo alimentan la carne. Así como hay perros y cerdos fuera de ustedes, ustedes son un perro que muerde, devora, y ladra; allí está su figura que ladra. Como cerdos fuera de ustedes, ustedes son un cerdo que se revuelca en el cieno. Y como una casa repugnante fuera de ustedes, ustedes son la casa; como una vela encendida en la casa fuera de ustedes, la vela es encendida en su corazón, que es el espíritu del Señor, y ustedes verán la casa repugnante, allí está su figura.

Como altos cedros fuera de ustedes, ustedes se verán a si mismos como un alto cedro, que vive sin la verdad, esparciéndose. Como fuertes robles fuera de ustedes, en su fuerza ustedes se verán a si mismos como un roble fuerte, que está lleno de tierra, y se verán como ustedes viven en su poder y dignidad. Como caballos fuera de ustedes, ustedes quienes viven en la tierra y en la suciedad, y la lujuria, ustedes son como un caballo relinchando de allá para acá; la luz les dejará ver esto. Como asnos fuera de ustedes, respingando su nariz sobre las montañas, ustedes son elevados en su altanería, y están llenos de orgullo y extravagancia; ustedes se verán a si mismos como asnos salvajes. Como el pasto fuera de ustedes, que es verde por un tiempo, ustedes se verán a si mismos como el pasto que crece sobre la tierra, que es verde por un tiempo, pero es cortado repentinamente; la luz dentro de ustedes les dejará ver estas cosas. Así como se corta fuera de ustedes con una hoz, así se los corta a ustedes; así como se siega fuera de ustedes, así se los siega a ustedes, labrando a los impíos. Así ustedes pueden aprender cual su figura, quien está cosechando y segando, como ustedes están caminando en el campo, ustedes lo pueden leer en las escrituras; así como las flores son hermosas por un tiempo, así ustedes que son famosos, que son hermosos en su gloria, ustedes son como flores que se marchitan, así ustedes pueden aprender cual su figura. Esta luz les dejará ver el buen terreno fuera de ustedes; así son los que son de buen corazón, arando afuera, y así arando también el terreno vacío dentro de ustedes. Así como ustedes oyen el trueno fuera de ustedes, de igual manera ustedes pueden oír el trueno dentro de ustedes; la voz afuera, y así la voz dentro de ustedes. Estas son figuras. Como el terremoto fuera de ustedes, así también el terremoto dentro de ustedes; y como las montañas fuera de ustedes, así también las montañas dentro de ustedes; como el granizo fuera de ustedes, así también el granizo dentro de ustedes; como los lobos fuera de ustedes, así también la naturaleza de los lobos dentro de ustedes; aquí ustedes no pueden ir en ningún camino pero pueden leer su figura.

Como las bestias fuera de ustedes, así ustedes son la naturaleza de las bestias salvajes, que se alejan de la luz de Dios en ustedes; como la úlcera fuera de ustedes que está comiendo, así también la úlcera en el interior; como el mar fuera de ustedes, así también los impíos son como el mar, la naturaleza semejante al mar dentro de ustedes; como la espuma fuera de ustedes, así también la espuma en el interior; como la cosecha fuera de ustedes, así también la cosecha en el interior, los que llegan a ver con el ojo invisible, todos aquellos que prestan atención a la luz, verán otra cosecha; así como hay muchos que están sembrando la semilla en el exterior, que está bajo los terrones, así ustedes verán la semilla que está bajo los terrones en ustedes; y como el verano fuera de ustedes, así son los hijos de Dios llevados hacia el verano, donde hay gozo y paz, y son sacados del mundo; y como el canto de las aves fuera de ustedes, así están aquellos que son sacados del invierno; el mundo es una figura para ellos; como una tórtola fuera de ustedes, que es una figura que viene a esta tierra alegre; como las palomas fuera de ustedes, también la naturaleza de las palomas en el interior; como los corderos fuera de ustedes, también la naturaleza de los corderos en el interior; así como las ovejas fuera de ustedes, así también la naturaleza de las ovejas en el interior; y como las cabras fuera de ustedes, también la naturaleza de las cabras en el interior; ahora la luz de Dios nos dio todas estas figuras, como para esa naturaleza en el hombre, de lo que los santos deben disfrutar; y esta luz los dejará ver, así como hay aves fuera de ustedes que tienen nidos, así ustedes que han volado por encima de la verdad, son como una ave que tiene un nido, la naturaleza de las aves en el interior. Así como hay dragones que devoran fuera de ustedes, así existe la naturaleza de los dragones que devora a los justos, y actúa contrario a aquel principio en sus conciencias; y como un lecho de dolor fuera de ustedes, así ustedes deben ser llevados (los que fornicaron alejándose de la verdad) hacia el lecho de dolor en el interior. Y así como hay una viuda fuera de ustedes, que no tiene esposo, así ustedes son una viuda que no tiene a Cristo Jesús, que sigue a los sacerdotes que son llamados maestros por los hombres; como un jardín fuera de ustedes, y su preparación por fuera, así está Cristo y su esposa, los santos. Así como se quita la maleza fuera de ustedes, también se quita la maleza en el corazón; los cardos fuera de ustedes, y la naturaleza de los cardos dentro de ustedes; las uvas agrias fuera de ustedes, ustedes que se han alejado de la verdad, tienen la naturaleza de las uvas agrias en ustedes; así como ustedes ven las uvas salvajes fuera de ustedes, que pusieron los dientes de los hijos al borde fuera de ustedes, así ellos establecieron sus dientes en el borde, quienes están creciendo en la tierra, y quitan aquello que actúa contrario a la luz, y la luz les permitirá ver; como la noche está fuera de ustedes y la oscuridad, así también hay una noche en el interior; y como las estrellas fuera de ustedes, así también hay estrellas dentro de ustedes; como la luna fuera de ustedes, así hay luna dentro de ustedes; y como las nubes fuera de ustedes, así hay nubes dentro de ustedes. Todas estas son figuras; y como el sol fuera de ustedes, así también el sol de justicia se levanta con sanidad en sus alas dentro de ustedes. Todos los que prestan atención a la medida que Dios les ha dado, les abrirá hacia ustedes estas figuras externas de las que Dios habló, y les enseñará; a medida que ustedes van de allá para acá, leerán las figuras; como una cubierta fuera de ustedes, así hay una cubierta en el interior; ay de aquel que esté cubierto, y no con el espíritu del Señor; y como el fuego y un horno dentro de ustedes, y como paja fuera de ustedes, todos ustedes que son orgullosos, y todos ustedes impíos son como paja para ser consumida en el fuego, como el fuego hace con la paja.

Ahora esta luz les mostrará estas figuras. Allí ustedes pueden leer las escrituras, ustedes que aman la luz; ustedes que odian esta luz no pueden ver estas figuras. Pero es lo invisible lo que las abre, que nos las dio; y aquí ustedes que no están educados en la letra, pueden leer las escrituras, y como las cámaras secretas están fuera de ustedes. Escuchen a la luz dentro de ustedes, y ella les dejará ver los lugares secretos, donde está el lugar retirado, y las cámaras secretas. Así como hay una prisión fuera de ustedes, así también hay una prisión en el interior, donde está la semilla de Dios; y hay una trilla fuera de ustedes, que les permitirá ver la trilla en su interior; la paja fuera de ustedes, la paja en el interior; el trigo fuera de ustedes, así también trigo en el interior. La luz de Dios que nos dio las escrituras, esta luz de Dios de acuerdo a su medida les abrirá las escrituras a ustedes; porque siendo que el hombre es llevado hacia la tierra, y estando la tierra por encima de la semilla; así como la tierra está fuera de ustedes, así también está dentro de ustedes. El Señor habla de cosas bajas, en comparación a esa naturaleza en el hombre, de modo que el hombre puede mirar a la creación con aquello que es invisible, y allí leer por si mismo; allí ustedes pueden ver hacia dónde van.

Esta es la palabra del Señor a todos ustedes que han aprendido la letra de la escritura, aun su hebreo, griego y latín; a ustedes que odian la luz en el interior, y dicen que no todos tienen la luz, a ustedes yo abriré mi boca en algunas parábolas. Ustedes son las paredes pintadas; así como ustedes ven las paredes pintadas fuera de ustedes, así ustedes también son paredes pintadas, allí está su figura. Así como ustedes ven hombres tropezar fuera de ustedes, quienes son ciegos; así hacen ustedes, que dicen que no todos tienen la luz, y no todos están iluminados. Porque ustedes tropiezan con el ojo que debería permitirles ver, y su boca es la boca del falso profeta, del cual hablan las escrituras. El verdadero profeta dice que él ilumina a todo aquel que viene al mundo. Habían sólo dos, [el espíritu de Cristo en los apóstoles, o el espíritu de Satanás] y sólo hay dos. Ustedes, que dicen que él no ilumina a todo el que viene al mundo, cuando él dijo que él sí ilumina a todo el que viene al mundo; ustedes son los falsos profetas, y tratan de hacer de Cristo un mentiroso, quien es el verdadero profeta. Ustedes son hipócritas que son guardados por encima de la verdad con sus rostros pálidos; y ustedes son los ladrones, que hurtan las palabras de su vecino. Ustedes son soñadores que mancillan, que dicen que Cristo no ha iluminado a todo el que viene al mundo; ellos hablan una mentira, la adivinación con su propio cerebro, y venden las palabras de los profetas, y las palabras de Cristo por dinero, las cuales fueron pronunciadas libremente. Ustedes le dicen al pueblo que ustedes predican el evangelio al ministrar la letra, y ustedes ni siquiera conocen el evangelio; y ustedes le dicen al pueblo que la letra es la palabra; y la letra dice que Dios es la palabra; y ustedes les dicen que la letra es la luz; y la letra dice que Cristo es la luz. El Señor viene en llamas de fuego, llamas de fuego fuera de ustedes, así como ustedes ven con el ojo natural, también ven llamas de fuego en el interior, quienes tienen la luz sobre ustedes. Ustedes que son impíos, como una espada en el exterior, que tala, así ustedes que son impíos encuentran la espada del Señor, que es la palabra del Señor, que los tala a ustedes. Como ustedes ven el fuego que quema fuera de ustedes, así ustedes que odian la luz, verán el fuego dentro de ustedes; y así como ustedes ven pozos sin agua fuera de ustedes, así ustedes verán dentro de ustedes pozos sin agua. Así son ustedes, que dicen que nadie tiene la luz; como una nube fuera de ustedes, así son ustedes nubes sin agua, y todo su conocimiento, hebreo, griego y latín es natural; y el hombre natural no conoce las cosas de Dios.

Por lo tanto, a todo el pueblo en todas partes, a esa luz en ustedes yo apelo, que les muestra que su pecado y su mal son obras de oscuridad y obras de la carne; ¡todavía son del hombre antiguo! Allí está su maestro, y allí está su condenación, odiando esa luz. Ustedes son aquellos que reciben las palabras de los santos en los odres viejos y les dan significado; ustedes son de la generación que siempre mató a la semilla justa. Así como los odres que están en su exterior, así ustedes son odres, vino nuevo puesto en odres nuevos, el vino viejo puesto en odres viejos, y eso es una figura. Como árboles con hojas exteriores, que no llevan fruto, así son aquellos que tienen profesión y no tienen vida, y no tienen ningún fruto; como hijos e hijas en el exterior, nacidos por la voluntad del hombre, así hay hijos e hijas de Dios, nacidos por la voluntad de Dios, herederos de otro mundo; como estos han nacido en este mundo, y así como está el mundo en el exterior de ustedes, así está el mundo en el corazón; así como está el campo en el exterior, así está el campo en el corazón; así como hay un mercader en el exterior, que busca perlas en el exterior, así hay un mercader que busca perlas en el interior; y así como está el reino en el exterior, así está el reino del cielo en el interior; y así como el hacha es puesta en la raíz del árbol en el exterior, para talar el árbol en el exterior, así el hacha es puesta en el árbol en el interior, que no produce buen fruto; y así como los árboles sobrecargan el terreno sobre la tierra, así los hombres sobrecargan el terreno; árboles sin fruto; y así como hay rocas en el exterior, hay rocas en el interior; así como se parten las rocas en el exterior, así se parten las rocas en el interior; así como hay cargas pesadas en el exterior, así hay cargas pesadas en el interior, los puros están cargados. Así como la lluvia cae sobre las plantas en el exterior, así también la misericordia de Dios cae sobre las tiernas plantas en el interior; así como hay una viña plantada en el interior, así el pueblo de Dios es una viña; quienes aman la luz, y tienen el ojo invisible, leerán estas figuras y parábolas; y ustedes no necesitan ir a sus sacerdotes naturales en el exterior; sino que esto en el interior los abrirá, a medida que ustedes lo aman, y caminan en él como lo hicieron los santos, quienes nos dieron las escrituras, y ellos exhortaron a otros a hacer caso a esa luz, y les dijeron que ustedes tienen una palabra profética más firme, a la cual ustedes hacen bien en poner atención, como a una luz que alumbra en un lugar oscuro, hasta el amanecer, y el lucero de la mañana se levanta en sus corazones.

Esta luz es su maestra, que les enseña santidad, y les enseña el temor de Dios; y este odio ligero de ella es su condenación, y entonces ustedes tropiezan, y entonces ustedes no entienden ni parábolas ni figuras, sino son aquellos que tropiezan en el mediodía; todos ustedes que son terrenales, que se preocupan de aquello que es invisible, ustedes leerán las parábolas y figuras terrenales, y verán el tiempo de invierno; así como hay invierno en el exterior, así hay invierno en el interior, el tiempo de invierno, y el tiempo de verano, si ustedes esperan para pasar por la parte terrenal; la tierra debe ser quitada, y la tierra debe ser sacudida cuando la gloria del Señor se levante. Esto es testificado; así que el Dios Todopoderoso abra sus entendimientos, de todo el pueblo en todas partes, para que ustedes mismos puedan ver. Si ustedes hacen caso de esa luz que ejercitará sus conciencias, les dejará ver por sí mismos, qué ojo es la luz, y esta luz les dejará ver a Dios; pero si sus mentes continúan, el Dios de este mundo viene y toma dominio, y así sus mentes son cegadas, y su entendimiento es oscurecido. Por lo tanto todos ustedes, lo que ustedes poseen, esto profesen, porque los santos eran lo que ellos hablaban; y cada uno, como Cristo les ha dado medida, de acuerdo a su habilidad, ocúpense de su medida, y mejoren su medida, y no hablen de la condición de los santos a menos que ustedes vean que se cumplen en ustedes. Pongan a un lado toda contienda, y luchas acerca de las palabras, que no tienen beneficio; sino ocúpense de la luz pura de Dios en el interior, que le enseñará a todos a conocer a Dios. Por lo tanto todos deben mejorar su talento, y mejorar su medida de acuerdo a su habilidad; por lo tanto todos serán recompensados de acuerdo a sus obras, ya sean buenas o malas.

Ustedes, quienes dicen que nadie tiene la luz, son los fariseos ciegos; yo cerraré sus bocas con unas pocas palabras, que los siervos de Dios han pronunciado. Cristo mismo dijo, quien es la verdadera luz, que él ilumina a todo el que viene a este mundo, y algunos la aman, y otros la odian. Y esta es la condenación del mundo, esa luz que ha venido al mundo, y los hombres aman la oscuridad más que la luz, porque sus obras son malas. Ustedes que dicen que él no ilumina a todo el que viene al mundo, ustedes son un profeta falso y testigo en contra de Cristo. Ustedes, que dicen que la gracia de Dios no ha aparecido a todos los hombres para enseñarles, ustedes son aquel que convierte la gracia de Dios en libertinaje. La gracia ha aparecido a ustedes, porque es la gracia que muestra la impiedad y los deseos mundanales; y por esta negación ustedes hacen al apóstol mentiroso, cuando la gracia de Dios, él dijo (que nosotros testificamos) ha aparecido a todos los hombres, que les enseña a negar toda impiedad y deseos mundanos, y a vivir piadosa, y sobria, y justamente en este mundo presente. Esta gracia ha aparecido a ustedes que viven perversa e impíamente, y son de este mundo presente. A aquello en su conciencia yo apelo, que ustedes testificarán eternamente, porque a ello la gracia viene y aparece; y cuando el libro de la conciencia sea abierto, todos los hombres serán juzgados en él. Aquí ustedes, quienes dicen que nadie tiene la luz en su conciencia para ejercitarla, ustedes proceden a hacer a Dios injusto; porque la luz que deja al hombre ver el pecado y la maldad, y es una luz perfecta de Dios; y ustedes que dicen que nadie tiene una medida de la luz dentro de si, para mostrarles todas sus obras y acciones que ellos hacen, ustedes terminan haciendo a Dios injusto, que mantiene a las criaturas en oscuridad, porque Dios dijo que él le dará a todos una recompensa de acuerdo a sus obras; y si él no tiene la luz, ¿cómo verá sus obras, y cómo será el mundo juzgado en justicia? Pero los hipócritas ciegos deben enseñarse a sí mismos, para que ellos puedan aparecer abiertamente a todos los hombres que están en la luz, y aman la luz; y ustedes que odian la luz, allí está su condenación.

 

El propósito de este sitio web es mostrar cómo llegar a ser
libre de pecado
al beneficiarse del poder de Dios que produce cambio a través de la cruz,
que lleva a la unión con Dios en su reino.


Arriba | Quienes Somos | Inicio